Domingo 15 de Septiembre de 2.019

Click Aquí
Pensemos en el hijo pródigo que, cuando decidió volver al padre, pensaba hacerle un discurso, pero el padre no lo dejó hablar, lo abrazó (cf. Lc 15, 17-24). Así es Jesús con nosotros. «Padre, tengo muchos pecados…». —«Pero Él estará contento si tú vas: ¡te abrazará con mucho amor! No tengas miedo».»PAPA FRANCISCO .Viernes 13 de marzo de 2015