Domingo 8 de Septiembre de 2.019

Click Aquí
“….Acompañemos a Jesús en el encuentro con su pueblo, a estar en medio de su pueblo, no en el lamento o en la ansiedad de quien se olvidó de profetizar, porque no se hace cargo de los sueños de sus mayores, sino en la alabanza y la serenidad; no en la agitación, sino en la paciencia de quien confía en el Espíritu, Señor de los sueños y de la profecía. Y así compartamos lo que no nos pertenece: el canto que nace de la esperanza.» PAPA FRANCISCO (Basílica Vaticana, de la Homilía de Jueves 2 de febrero de 2017)

Domingo 25 de Agosto de 2.019

Click Aquí
«El descanso es necesario para la salud de nuestras mentes y cuerpos, aunque a menudo es muy difícil de lograr debido a las numerosas obligaciones que recaen sobre nosotros. Pero el descanso es también esencial para nuestra salud espiritual, para que podamos escuchar la voz de Dios y entender lo que él nos pide”.PAPA FRANCISCO

P. LONGINOS. DESde Kanawat Karamoja. UGANDA.

Con el Obispo Filippi, comboniano italiano y sacerdotes de Kotido Diocese.

Queridos amigos, saludos desde Kanawat Karamoja , Uganda.

El día 14 de Agosto, celebramos el 16 Aniversario del asesinato de dos Misioneros Combonianos, P. Mario Mantovani, italiano de 83 años, y el Hermano Godfrey, ugandes de 29 años.

Ocurrió en 2003, de vuelta a su misión Kapedo. Habían venido a Kanawat donde yo estoy ahora y a la vuelta los dispararon, murió el Hermano al momento, pues una bala le atravesó la cabeza, el conducía.

El coche dando bandazos salió del camino o carretera, y aún cierto momento se paró, el coche tenía varios agujeros de balas. El, Mario salió del coche, me supongo aterrorizado, a pesar de sus muchos años en Karamoja, y fue asesinado poco después a una cierta distancia del coche. Robaron y se marcharon.

En Karamoja hasta los años 2009, más o menos, moverse en las carreteras era pasar miedo de muerte. Yo lo he vivido varías veces en mis años aquí. Rezad por nosotros en vuestra Parroquia de San José. Os saludo y os tengo presentes en la Eucaristía.

Un fuerte abrazo, P. Longinos

Las Matas de Madrid