Domingo 16 de Septiembre de 2.018

Click Aquí

“……la senda del «perder la propia vida» para encontrarla de nuevo (v. 25). «Perderla» en el sentido de donarla, entregarla por amor y en el amor —y esto comporta sacrificio, incluso la cruz— para recibirla nuevamente purificada, libre del egoísmo y de la hipoteca de la muerte, llena de eternidad.”

La Virgen María nos precede siempre en este camino; dejémonos guiar y acompañar por ella.” PAPA FRANCISCO, ÁNGELUS, Domingo 31 de agosto de 2014