Archivo de la categoría: Hojas parroquiales

DOMINGO 11 octubre 2020

Click Aquí

“…Todos estamos llamados a no reducir el Reino de Dios a las fronteras de la «iglesita» —nuestra «pequeña iglesita»— sino a dilatar la Iglesia a las dimensiones del Reino de Dios. Solamente hay una condición: vestir el traje de bodas, es decir, testimoniar la caridad hacia Dios y el prójimo.» PAPA FRANCISCODel  ÁNGELUS (Domingo,12 de octubre de 2014).

DOMINGO 4 octubre 2020

Click Aquí

“…Queridos hermanos y hermanas, invoquemos la intercesión de María Santísima, para que nos ayude a estar en todas partes, sobre todo en las periferias de la sociedad, la viña que el Señor ha plantado por el bien de todos y a llevar el vino nuevo de la misericordia del Señor.» PAPA FRANCISCO.ÁNGELUS (Domingo, 8 de octubre de 2017).

DOMINGO 27 septiembre 2020

Click en la imagen

“….«Cuando nosotros seamos capaces de decir al Señor: “Señor, estos son mis pecados, no son los de este o los de aquel… son los míos. Tómalos tú. Así estaré salvado”», entonces «seremos ese hermoso pueblo, pueblo humilde y pobres que confía en el nombre del Señor». PAPA FRANCISCO . De MISAS MATUTINAS EN LA CAPILLA DE LA DOMUS SANCTAE MARTHAE ( Martes 16 de diciembre de 2014).

DOMINGO 20 septiembre 2020

Click Aquí

“…Dios que no excluye a ninguno y quiere que cada uno alcance su plenitud. Que María Santísima nos ayude a acoger en nuestra vida la lógica del amor, que nos libera de la presunción de merecer la recompensa de Dios y del juicio negativo sobre los demás».PAPA FRANCISCO. ÁNGELUS (Domingo 24 de septiembre de 2017).

DOMINGO13 septiembre 2020

Click Aquí

“……la definición más bonita de Dios en la Biblia. Nos la da el apóstol Juan, que amaba mucho a Jesús: Dios es amor. Con su ayuda, podemos sanar al mundo trabajando todos juntos por el bien común, no solo por el propio bien, sino por el bien común, de todos.» PAPA FRANCISCO.AUDIENCIA GENERAL, Miércoles, 9 de septiembre de 2020.(Catequesis – “Curar el mundo”: 6. Amor y bien común)   

DOMINGO 30 Agosto 2020

Click Aquí

El verano es tiempo de reencuentro. Reencuentro con uno mismo, con los amigos y familiares y con el Señor que nos da, un año más, el regalo de parar y cambiar de ritmo. Escuchemos su voz que nos dice también a nosotros: «Venid vosotros a solas a un lugar desierto a descansar un poco» (Mc 6, 31). (Extracto de Antonio Bohórquez, sj).